miércoles, 11 de febrero de 2009

Cada vez me acerco más...

Cada vez me acerco más al pensamiento de Nietzsche. Tengo que controlarlo porque ese pensamiento sirvió para fundamentar la filosofía nazi.
Pero, cómo pasar por alto este párrafo:
"Picado por moscas venenosas y horadado como la piedra , por infinitas gotas de maldad, estaba entre ellos, y me decían aún: '¡Todo lo pequeño es inocente de su pequeñez!'
"La compasión enseña a mentir a los que viven entre los buenos. La compasión vicia el aire para todas las almas libres. Pues la estupidez de los buenos es insondable. Ocultarme a mí mismo y ocultar mi riqueza:esto es lo que aprendí allá , pues comprobé que todos eran pobres de espíritu. Esta fue la mentira de mi compasión: conocerlos a todos."
(en Así Hablaba Zaratustra)

lunes, 9 de febrero de 2009

Acerca del tiempo...

A mí que soy Penélope me pides paciencia.
No sabes que el tiempo nace de mi pecho
y es del tiempo que me nutro
y las hebras me identifican y me arrullan...

Pasan los días y las horas y yo crezco
me expando por los recovecos del tiempo
y el tiempo que conozco es mi tiempo
es mi obra y es mi vida

Lo demás, las ansiedades
las esperas y alborosos
las tardanzas,
las idas y venidas son sólo
nombres con que se viste el presente, el pasado y el futuro.
Estás en mi tiempo aunque no vengas
estás en el tiempo de lo que está por llegar

Estamos en el tiempo por ser tiempo
y no somos otra cosa que tiempo devenido en tiempo.

domingo, 8 de febrero de 2009

Afirmación para tener en cuenta

"Los grandes favores no inspiran gratitud sino deseos de venganza; y el pequeño favor que no se olvida llega a ser un gusano que corroe" dice Nietzsche en Así hablaba Zaratustra Marimar Ed. S.A. Bs.As. 1976. pág. 81
Si tenemos en cuenta que en esta afirmación hay mucho de verdad nos cuidaremos de no aceptar con ligereza un gran favor como así también de hacerlo.
"Sed reacios en aceptar y exigentes al recibir"

Rotundamente cierto

"Los grandes favores no inspiran gratitud sino deseos de venganza" dijo Nietszche.

Demasiado expuesta a la doctrina cristiana desde muy niña, hace que me esmere en hacer favores y, lo que es mucho peor, a veces sin que me lo pidan. Ahí está el error. Porque nadie tiene ganas de tener que agradecer algo que no pidió, y si lo solicitó, bastante peso será el tener que andar con ese favor a cuesta sin saber cómo retribuirlo.
Por eso lo mejor es hacer como que no puedes aunque quieres...
¿Será malo hacer eso? ¿Me asaltará constantemente la idea de no haber tendido la mano cuando alguien la necesitó?