sábado, 24 de noviembre de 2007

Pensamiento crítico: Mujeres en la historia


Pensamiento crítico: Mujeres en la historia

Tomado de Pan y Rosas:
Juana Azurduy
"Feroz y decidida, montó a caballo con la pequeña Luisa y, juntas, se zambullieron en el río. Lograron llegar con vida a la otra orilla. La hija recién nacida quedó a cargo de Anastasia Mamani, una india que la cuidó durante el resto de los años en que su madre continuó luchando por la independencia americana. En 1816 Juana y su esposo, quienes tenían bajo sus ordenes 6000 indios, sitiaron por segunda vez la ciudad de Chuquisaca. Los realistas lograron poner fin al cerco, y en Tinteros, Manuel Ascencio Padilla encontró la muerte. Manuel Belgrano, en un hecho inédito, envió una carta donde la nombraba teniente coronel. La cabeza de Padilla fue exhibida en la plaza pública durante meses, ésta se convirtió en un símbolo de la resistencia. El 15 de mayo de 1817 Juana al frente de cientos de cholos la recuperó."

jueves, 22 de noviembre de 2007

Sor Inocencia


Ella se dio cuenta que había elegido desde la vaciedad de su existencia. Ser monja la ponía a resguardo de los avateres de la vida; la emparentaba con el hijo de Dios -es decir- Jesús. Pero el que era al mismo tiempo Dios, padre y Espíritu Santo.
Entonces lo poca cosa que significaba ante su padre porque al no poder darle una buena dote y sí sólo un apellido respetable, hacía que nadie la mirara como posible candidata a un casamiento. Esto hizo que su padre le agradeciera sin palabras la decisión de ingresar al convento. Esa fue la triste historia de Sor Inocencia.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

La mujer castigada

«La mujer de Lot miró atrás y se convirtió en estatua de sal» (Génesis 19,26).
¿Era necesario castigar a la mujer de Lot?

¿Se puede castigar el sentimiento que nos obliga a mirar hacia atrás?
Si lo que hemos vivido nos constituye, ¿por qué clausurar el pasado sin una mirada sobre él?

Mujeres en la historia




Admira la rebuscada displicencia de la mujer ante tu mirada.
Y Magritte se divierte cuando juega con el féretro ocupando el lugar de Madame Recamier.


¿Es la imagen ideal de una época o la contradictoria expresión de la burguesía?
Ella se expone incómodamente entre la gran burguesía y la aristocracia francesa de 1795 a 1804.

Es sencilla pero ostenta el buen gusto.

Sus pies desnudos en un decorado antiguo la liberan de toda responsabilidad en el presente.

Es un espacio que se beneficia de la fortuna burguesa y la jerarquía aristocrática.