miércoles, 27 de mayo de 2009

De mi amiga Elvia Villar Celave

Percepción femenina de una guerra desde una generación menos excéptica que la actual.
Elvia ha pasado los 80 años y es un honor transcribir acá uno de los poemas que contiene su libro "Mis Pecados Literarios" editado en 2008.
Valoro su mirada atenta al mundo que la rodea y que habla de una realidad objetiva por compartida.


Ofrenda

En el confín más austral de la Patria
y casi niños viviendo la escena,
las metrallas cubrieron de lodo
los colores de nuestra bandera.

¡Oh!, Malvinas por siempre Argentinas,
¡oh! jirón de la patria ultrajada,
tus soldados regaron con sangre
un pedazo de tierra robada.

El dolor de las vidas cobradas,
se hizo grito en el cielo argentino
y el tañir de campanas, callaba,
en crepones de negros designios.

Soldadito, qué cándido fuiste,
a enfrentar mercenarios hambrientos,
llora el cielo con alma el desgarro
tu holocausto que al pueblo rendiste.

Pero el frío, la noche y el silencio
encendieron su lámpara votiva
y en el bronce grabaron con tu sangree,
¡Argentina! son tuyas las Malvinas.