miércoles, 10 de junio de 2009

Tratando de comprender...

Por la emergencia inminente del fascismo, Husserl propondrá para la ciencia un acercamiento al mundo de la vida. La ciencia no es teoría pura. Aparentemente, a las ciencias se les aparece el mundo objetivamente como un universo de hechos. La descripción científica captará la conexión legal entre los hechos.

Lo que Husserl propondrá en primera instancia, es que ese saber del mundo aparentemente objetivo, nace de un mundo precientífico. Eso que se constituirá como objeto de conocimiento para la ciencia, están presentes de antemano en las autocomprensiones de nuestro mundo vital primario.
Hasta aquí, la fenomenología propone una subjetividad dadora de sentido.

Pero luego, Husserl intentará mostrar que esa subjetividad desaparece bajo la apariencia de una autocomprensión objetivista porque, según observa Husserl, las ciencias conservan el peso de los intereses del mundo de la vida.
Ante eso, sólo la fenomenología romperá con la actitud ingenua (supongo que con la epojé) y propone una actitud contemplativa y rigurosa, liberando al conocimiento del interés.
Ahora Husserl equipara esa autorreflexión trascendental, que denominará descripción fenomenológica con la teoría pura. Teoría liberada de los intereses, similar a la platónica: impráctica.
Según Husser, esta teoría "depurada", a la larga orientará la acción. Al ejercitarla, se reconcilia con la práctica"
Esto permitirá que se produzca una praxis nueva, que tiende a elevar la humanidad , mediante la razón científica universal, a normas de verdad; una nueva praxis que trabaja por lograr una nueva humanidad fundamentalmente nueva: apta para la autoresponsabilida absoluta, fundada en perspectivas teóricas absolutas"


Sin embargo, esta apelación a la descripción fenomenológica, no se deja fundamentar.
En todo caso, sólo es un paso necesario para la labor trascendental de la conciencia.
Como diría Kant, sólo describe leyes de razón pura.
Lo valioso de Husserl es su crítica a la ilusión objetivista de la ciencia. Pero:
hacer consciente que la objetuación está sujeta a intereses del mundo práctico, -que hace necesario practicar el recorte de la epojé-, no garantiza la desconexión del saber con los intereses de la vida ni perfecciona la praxis o el obrar.

Por hoy, seguiré rumiando estas ideas que- en definitiva- aparecen sustentando el discurso de los políticos en sus propuestas como candidatos elegibles.