lunes, 26 de noviembre de 2007

En la Edad Media...


En ninguna época fue la mujer más insultada, burlada y despreciada como en la Edad Media. Teólogos, poetas, novelistas, juglares y predicadores se encargaban de acusarlas de falsas, hipócritas, coquetas y descaradas.
En el Roman de la Rose encontramos una larga lista que nos alerta sobre la fragilidad, versatilidad e impudencia de las mujeres. Hay menos mujeres buenas que cuervos blancos. Perlas de esa época son: el cinturón de castidad, el derecho de pernada, la persecución de las brujas y el famoso Concilio del año 585, en el cual se debatió calurosamente -entre hombres-, si la mujer poseía o no alma.

No hay comentarios: