miércoles, 5 de diciembre de 2007

El crimen pasional, ¿tiene atenuantes siempre?

A la luz del candil
Música: Carlos Vicente Geroni Flores Letra: Julio Navarrine

¿Me da su permiso, señor comisario?
Disculpe si vengo tan mal entrazao,
yo soy forastero y he caido al Rosario,
trayendo en los tientos un güen entripao.
Acaso usted piense que soy un matrero,
yo soy gaucho honrado a carta cabal,
no soy un borracho ni soy un cuatrero;
¡Señor comisario... yo soy criminal!...

¡Arrésteme, sargento, y póngame cadenas!...
¡Si soy un delincuente, que me perdone Dios!

Yo he sido un criollo güeno,
me llamo Alberto Arenas.
¡Señor... me traicionaban,
y los maté a los dos!
Mi china fue malvada,
mi amigo era un sotreta;
cuando me fui a otro pago
me basureó la infiel.
Las pruebas de la infamia
las traigo en la maleta:
¡las trenzas de mi china
y el corazón de él!

¡Párese, sargento, que no me retobo!...
Yo quiero que sepan la verdad de a mil...
La noche era oscura como boca'e lobo;
Testigo, solito, la luz de un candil.
Total, casi nada: un beso en la sombra...
Dos cuerpos cayeron, y una maldición;
y allí, comisario, si usted no se asombra,
yo encontré dos vainas para mi facón.

¡Arrésteme, sargento, y póngame cadenas!...
¡Si soy un delincuente, que me perdone Dios!

De qué hablamos cuando hablamos de ciudadanía?...

Interesante aporte de la Dra. Diana Maffia:

"Como dice Seyla Benhabib: “las teorías morales universalistas de la tradición occidental desde Hobbes hasta Rawls son sustitucionalistas en el sentido de que el universalismo que defienden es definido subrepticiamente al identificar las experiencias de un grupo específico de sujetos como el caso paradigmático de los humanos como tales. Estos sujetos invariablemente son adultos blancos y varones, propietarios o al menos profesionales.
Quiero distinguir el universalismo sustitucionalista del universalismo interactivo. El universalismo interactivo reconoce la pluralidad de modos
de ser humano, y diferencia entre los humanos, sin inhabilitar la validez moral y política de todas estas pluralidades y diferencias. Aunque está de acuerdo en que las disputas normativas se pueden llevar a cabo de manera racional, y que la justicia, la reciprocidad y algún procedimiento de universalizabilidad son condiciones necesarias, es decir son constituyentes del punto de vista moral, el universalismo interactivo considera que la diferencia es un punto de partida para la reflexión y para la acción.
En este sentido la ‘universalidad’ es un ideal regulativo que no niega nuestra identidad incardinada y arraigada, sino que tiende a desarrollar actitudes morales y a alentar transformaciones políticas que puedan conducir a un punto de vista aceptable para todos” (Benhabib, 1990: 127).
Así, la crítica feminista al liberalismo contemporáneo impugna la trampa que
encierra el ideal abstracto de ciudadanía, construido a la medida justa de quienes ‘casualmente’ participaron en su definición."

Lo que está en negrita nos pertenece.M.A.L.

Función de la autobiografía femenina

Dice Carmen Hernández en:
Representando las diferencias. Fotografía y feminismo en el cruce de siglos
Publicado en Revista Extracámara. Revista de fotografía, N° 20, Caracas, CONAC, enero de 2003, pp. 49-55.

"Eva Klein ha abordado el panorama teórico de la autorrepresentación como una estrategia desestabilizadora. Para ella, la autobiografía es “un acto de lenguaje: un discurso que juega a..., o que se las arregla, mediante juegos retóricos, tropos y figuras de lectura, para parecer fundado en una realidad. De repente la autobiografía ya no es la narración de la verdad, sino la simulación, la máscara, la impostura. Así, autobiografía y ficción, en lugar de oponerse se solapan”[3]. Coincido con Klein cuando reconoce que la funcionalidad de la autorrepresentación se presenta como “un posicionamiento social” que estimula una relación dialógica entre un yo en acto de conocimiento (referencialmente múltiple) y el yo del texto. De ahí su índole inestable pero estratégicamente creativa en su deseo de rediseñar representaciones identitarias, ya sean sexuales, políticas o sociales. La elección de lo autobiográfico puede ser desenmascarador si se asume como un acto performativo en el cual se manifiesta un yo que se autorreconoce en conflicto de representación."

[3]. Eva Klein (2000): Simulacro e inestabilidad (Modalidades y estrategias de (auto) representación), tesis doctoral, Doctorado en Literatura Latinoamericana, Universidad Simón Bolívar, p. 17.