sábado, 29 de noviembre de 2008

Qué bueno es tener amigas que piensen así...

Releyendo el libro que escribió y me mandó desde México, mi amiga Anita Barabtarlo, Entre vientos y encuentros, doy con esta reflexión:
"Sentada en la fila de espectadores-protagonistas, aplaudiendo a quienes me precedieron y aplaudida al pasar al estrado, mi mente se dispuso a viajar por el recuerdo de mi vida profesional en la Facultad.
Cuánto entusiasmo, proyectos, ganas de compartir el pensar y el sentir, trascender. Abrirse a la escucha de otras escuchas (los alumnos no son números, sino personas, con historias).
Claro, a mis 22 años de edad no entendía ni se me ocurria pensar en las diferenncias. Nos educaron en la cultura de la uniformidad, todos debíamos explicar la teoría, la metodología, de lamisma manera y los alumnos la tenían que comprender de igual forma desde una cultura que reproducía la homogeneidad.
Con el tiempo y un ganchito fui aprendiendo a desaprender para aprender la riqueza de la diversidad, de la diferencia.
Cada clase impartida, cada experiencia acumulada, el reflexionar sobre ellas, el vivir una cotidianidad de entrega, es imprimir la huella, es preparar el terreno para la siembra... en síntesis, me embarqué en la nave del enseñar-dar-aprender-recibir, una nave con rumbo dialéctico e infinito... y así he ido descubriendo la riqueza del ser humano."

Qué notable es reconocernos en nuestras amigas, Anita, Laura, Paola, Viviana, Mónica, Silvia, Nora, Graciela, Lenina, Mabel,...

Anita escribió cuando leyó su cita:
Martha Alicia, amiga-espejo, a traves y desde el espejo nos vemos y nuestras miradas desde nuestras historias miran hacia horizontes similares. Buscando en la vida, y a la vez brindando escucha y entendimiento.
Inicio mi dia sábado 29, sumamente emocionada por tu cita de mi pensar plasmado en el libro,
un beso
Anita

No hay comentarios: