lunes, 12 de mayo de 2008

La era de Rocco



Rocco llegó a mi vida porque yo quise. Pesaba 900 gramos y su fragilidad me asustaba. Ya pasaron tres semanas y superó el kilo en su peso. Sigue siendo muy pequeñito y además es cariñoso. Da y demanda afecto constantemente.
Mi amiga Zulma Berazategui le sacó las primeras fotos que tengo de recuerdo.

Sophie lo adoptó casi compulsivamente. Lobo, el perro de 11 años no tiene ojos más que para mí.Su mundo se estructuró alrededor de mi persona, así que le presta poca atención a Rocco.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Querida Martha, tu blogg me encantó, pero me detuve en la historia de Rocco, lamento mucho lo que te pasó, yo perdí mi caniche toy blanco hace dos años y la semana pasada me hice cargo de uno de la calle que fue atropeyado por un auto y por la indiferencia de su conductor, por desgracia no pude a pesar de todo lo que hice salvarlo, pero me queda la conciencia tranquila de haber cumplido con el deseo de mi conciencia.....te mando un fuerte besote y seguro que pronto el cariño de Rocco llegará en otro perro....mil besos....Ismael Linares